Playas de Conil de la Frontera | Mas Apartamentos Conil

Playas de Conil de la Frontera

Antes de empezar os invitamos a ver un video de las Playas de Conil de la Frontera

Playa de Roche

Esta es una de las playas de Conil situada al final de la urbanización Roche, zona residencial de lujo a unos 6 kms del pueblo de Conil. La playa de Roche es un sitio ideal para ir con niños debido a su fácil acceso.

Aunque cuenta con más de 2 kilómetros de arena blanca, es una zona de la costa de Cádiz que no suele estar muy concurrida, lo que la hace idónea para descansar, leer o pasear. Las mascotas no están permitidas, aunque es una playa con poca vigilancia, llevar al perro te puede costar una multa. No cuenta con servicios para los usuarios, si a caso, en verano hay un quiosco donde comprar agua y golosinas que se ubica en la bajada a la playa. Normalmente no hay problemas de aparcamiento; las calles de la urbanización siempre disponen de sitio para dejar el coche. En temporada alta las calles más cercanas a la bajada de la playa suelen estar completas, por lo que simplemente hay que aparcar un poco más lejos y pasear deleitándose con la arquitectura y los jardines de los Chalets a nuestro paso. Es una playa de olas, por lo que es aconsejable bañarse con precaución. Se pueden ver algunas tablas de surf, mucho más en invierno porque la playa está desierta y los surferos encuentran aquí un paraíso. Al final de la Playa de Roche llegamos a una zona de acantilados conocida como Calas de Roche

Calas de Roche

Son una serie de pequeñas calas situadas después de la Playa de Roche en un paraje declarado zona natural, donde encontramos pinos, enebro y romero entre otras especies.

Al igual que para ir a la playa, tenemos que entrar por la urbanización Roche, y seguir las indicaciones hacia las calas. Si venimos desde Conil, accederemos a ellas siguiendo la carretera del puerto. El conjunto de Calas de Roche son unas impresionantes playas rocosas, y para llegar a ellas hay que bajar unos acantilados desde los que la vista es espectacular. Cuando la marea está baja, las calas se comunican, y se puede dar un agradable paseo. También se aconseja contemplar las puestas de sol pues son maravillosas. Aunque actualmente han mejorado el acceso de bajada a las calas, no son muy aconsejables para personas con poca movilidad o niños. Algunas de las calas tienen un aparcamiento cercano, pero es tan pequeño que a penas hay espacio para dejar el coche durante el verano, sobre todo los sábados y domingos. Un consejo: si quieres aparcar cerca de las calas debes ir muy muy temprano. Las calas no cuentan con ningún tipo de servicio, y tampoco hay nada cerca, por lo que hay que ir provistos de comida y bebida para la jornada. También es aconsejable llevar una sombrilla a fin de evitar quemaduras causadas por el sol. Desde la primera cala a la última hay una ruta ideal para los que quieran caminar por la naturaleza, pero hay que tener mucho cuidado con los acantilados. Hace algunos años, la zona no era muy frecuentada; a penas se podía ver un par de bañistas buscando tranquilidad. Actualmente y según qué época del año, pueden estar masificadas, sin que encontremos espacio para poner nuestra toalla ya que las calas tienen poca anchura y sobre todo cuando la marea está llena, no se puede decir que sobre espacio. Los días que sopla el levante están llenas porque las rocas que las rodean hacen de parapeto contra el viento y éste casi no se nota. El público habitual es gente joven y relajada, muchos de ellos buscando hacer nudismo y disfrutar del entorno con tranquilidad. Hay 5 calas de Roche, al menos nombraremos las que tienen accesibilidad:

Cala de En Medio o La Encendida

Se encuentra en plena urbanización Roche, justo debajo de un famoso restaurante, y si partimos desde aquí, es la primera de las Calas de Roche o de poniente, como también se las conoce. cala_encendida Es una playa bastante concurrida en verano, porque es la que tiene mejor acceso mediante pasarelas de madera hasta el mar. Aunque no cuenta con servicios, hay un restaurante justo arriba. Si quieres ver las calas de Roche y vienes con niños o personas mayores, la Cala Encendida es la mejor opción para ello. Lo de encendida es por el color de fuego que el sol proyecta sobre las rocas del acantilado al atardecer.

Cala El Aspero

Es la siguiente y con la marea baja se puede pasar a ella desde la Cala encendida. También están conectadas arriba por un sendero dentro del espacio natural. Cala el Aspero Esta segunda cala de Roche tiene también unas escaleras de acceso, pero hay que tener en cuenta que el aparcamiento ya va quedando más lejos y no cuenta con ningún servicio. Es un paraje maravilloso, su característica principal son unas formaciones rocosas en el centro. En días de oleaje fuerte, el mar choca con las rocas creando un verdadero espectáculo.

Cala del Frailecillo

Es una de las calas de poniente con menos extensión; sobre todo con la marea alta y en los días de verano es prácticamente imposible quedarse allí porque se llena de gente muy pronto. Cala del Frailecillo Se puede acceder a ella mediante una larga escalera que se ha construido a uno de los lados del acantilado. Está concurrida por gente que practica el nudismo y busca intimidad. También es habitual ver a pescadores en sus rocas. La Cala del Frailecillo no cuenta con ningún tipo de servicios, por tanto hay que llevar comida, bebida y una sombrilla sin falta.

Cala El Pato

La Cala del Pato es pequeña, tiene un acceso más complicado y es una de las más peligrosas para el baño ya que tiene grandes rocas cerca de la orilla.

Cala del Pato

Cala del Pato

No es de las más recomendables para ir con niños. Al final de esta cala hay un espacio habilitado para aparcamiento que en verano se llena bastante pronto. Es habitual acceder a ella desde la cala El Frailecillo, pero cuidado; si la marea sube no hay forma de volver. Solo los más atrevidos hacen uso de ella, lo que la hace que sea una de las calas de Roche menos concurridas y por ello más tranquila.

Cala Del Tio Juan Medina

Es la última de las Calas de Roche o de Poniente, bastante amplia y de fácil acceso. Está declarada playa nudista en Conil, aunque también se llena de personas que no practican el nudismo.

Cala del tío Juan Medina

Cala del tío Juan Medina

En la carretera que va dirección al faro de Conil, y frente al acceso a la cala del Tio Juan Medina hay una bolsa de aparcamiento, por lo que para llegar a la playa solo hay que cruzar el sendero natural que llega hasta el acantilado y bajar las escaleras habilitadas. De nuevo hay que señalar que las calas de Poniente no cuentan con ningún tipo de servicios. Es habitual que la gente lleve perros, pues no están estrictamente prohibido su paso en las calas.

La Cala Del Faro

No está muy claro si pertenece o no al conjunto de Calas de Poniente, pero eso es lo de menos.

Cala del Faro, Conil

Cala del Faro, Conil

Está situada justo antes de llegar al puerto de Conil, pero es una cala que está cerrada al público porque el acceso a la misma está muy deteriorado. Hay gente que baja escalando como puede, pero es totalmente desaconsejable hacerlo. Aunque no bajemos, podemos disfrutar de la maravillosa vista desde arriba del acantilado y seguir nuestro camino hacia otras calas o playas de Conil de la Frontera.

La Cala Del Aceite

Junto al puerto pesquero es una de las más amplias Calas de Conil y cuenta con aparcamiento y un chiringuito.

En los días en que sopla el levante es una de las pocas playas donde se puede estar. Por su fácil acceso la cala del aceite está casi siempre muy concurrida. Es una buena zona para ir con los niños y pasar todo un día de playa, no se produce mucho oleaje y el baño es seguro. En los meses de verano y sobre todo los fines de semana debemos evitarla si lo que se busca es un poco de relax. Junto a la cala del Aceite hay una serie de calas pequeñas y de difícil acceso que no están recomendadas para el baño, pero que queremos dar a conocer. Son Cala Melchor, Cala de los Pitones, Cala del Sudario y las Calas del Quinto y Camacho, frecuentadas por los más ágiles nudistas que bajan a duras penas entre las peñas para encontrar la tranquilidad total.

Playa Puntalejo

La Cala o playa del Puntalejo, es la que se encuentra más próxima al pueblo de Conil, cerca de la Fuente del Gallo.

Es una zona de fácil acceso, para llegar a ella debemos dejar el coche en el aparcamiento que hay justo antes de llegar a la urbanización. A partir de ahí andaremos escasos 150 metros y bajar una pendiente. Cala Puntalejo tiene unos 200 metros de largo y como el resto de calas de Conil, está rodeada de acantilados. Se identifica porque hay un bunker medio derruido integrado en el acantilado en la parte sur de la playa. Es muy típico subir al bunker y mirar por sus ventanas; hacia un lado la playa de Fuente del Gallo, y hacia otro la de Puntalejo. Esta es una zona donde a penas sopla el levante porque está resguardada por los acantilados. Hay que tener especial precaución al bañarse con la bajamar, cuando aparecen un buen número de rocas en la orilla. En Puntalejo no hay servicios para los usuarios, pero llevando provisiones suficientes, es un sitio ideal para pasar un día en familia. Es una playa muy concurrida por su fácil acceso; en verano no hay un día en que no esté llena. Los perros están permitidos, pues no hay vigilancia ni señales que prohíban llevarlos.

Playa Fuente Del Gallo

Visitable en épocas de levante, también es conocida por su formación rocosa en medio del mar, conocida como “las tres piedras”, playa dotada de bar/restaurante, chiringuito, duchas, papeleras y puesto de socorro.

La playa de la Fuente del Gallo situada frente a la urbanización del mismo nombre, a unos 4 kms del centro de Conil, cuenta con cerca de un kilómetro de longitud, aunque bastante estrecha, sobre todo cuando sube la marea. Por la mañana temprano y al atardecer, se pueden ver un buen número de personas caminando por su orilla. Es una playa semiurbana, con servicios básicos como papeleras o aseos, y como el resto de playas y calas de la zona es de arena fina y agua fria,. El viento de levante aquí a penas se nota gracias al resguardo por parte de los acantilados. Desde el centro de Conil hay autobuses que van hacia esta playa; también es fácil encontrar aparcamiento en la urbanización de arriba.

Playa El Roqueo

El Roqueo es una playa semiurbana situada a los pies de un impresionante acantilado, entre La Fuente del Gallo y La Fontanilla.

Tiene una longitud aproximada de un kilómetro, pero es tan estrecha y rocosa que cuando la marea está alta, la playa desaparece casi por completo. Para acceder a la playa del Roqueo hay que salir del centro de Conil y tirar en dirección a la Fuente del Gallo; tomando un camino sin asfaltar pero muy bien indicado llegamos al Roqueo. Justo delante de la playa hay una pequeña bolsa de aparcamiento, pero también podemos dejar el coche en alguno de los carriles de la zona. Una vez allí, hay un camino con escalones que empieza en lo alto del acantilado y termina en la misma playa. El Roqueo no tiene servicios para los usuarios; solo en el camino de bajada a la playa hay un restaurante con el mismo nombre que en verano es muy frecuentado por turistas y lugareños. Podemos decir que no es una playa masificada, ideal para desconectar del mundo. Al atardecer desde allí se contempla una de las puestas de sol más bonitas de toda la costa Gaditana.

Playa La Fontanilla

La fontanilla es una de las principales playas urbanas de Conil de la Frontera y posee el distintivo de bandera azul.

A diferencia de las salvajes calas de Conil, se trata de una playa que cuenta con todo tipo de servicios para los usuarios, como acceso para minusválidos, vigilancia, restaurantes, aseos, papeleras o alquiler de hamacas. También hay que destacar la zona de aparcamiento que encontramos justo en frente y que en verano no da abasto para acoger a todo el público. Con una extensión de más de un kilómetro y medio, fácil acceso y oleaje moderado, la playa La Fontanilla es muy popular y frecuentada tanto por familias con niños, grupos de jóvenes y gente de cualquier edad. Durante el invierno es usual ver a personas realizando deporte por la orilla; en verano, además suele estar un tanto masificada, sobre todo los fines de semana. Es típico entre los usuarios pasar todo el día en la Fontanilla, haciendo una pausa para comer en cualquiera de los renombrados bares y restaurantes que encontramos frente a la playa, donde se pueden degustar los pescados mas frescos de la bahía y las mejores carnes de la comarca. También hay heladerías y bares, por lo que es frecuente ver a los veraneantes abandonar la playa a última hora de la tarde, pues es una zona muy segura y sin duda la playa más cómoda de Conil de la Frontera. Ver video de la Playa de La Fontanilla

Playa Del Chorrillo

Llamada así por los chorros de agua que salen de los acantilados que la protegen, la paya del Chorrillo está situada al final del paseo marítimo del Conil. playa el chorrillo Aparcar por la zona no es posible, solo se puede llegar a ella andando desde el pueblo, lo que la hace ser una playa muy tranquila, normalmente frecuentada por los lugareños. Tiene menos servicios que la Fontanilla, aún así cuenta con vigilancia, duchas y servicios y chiringuito durante los meses de verano. Por la zona del Chorrillo hay hoteles y también casas que se alquilan por temporadas.

Playa Los Bateles

Frente al núcleo urbano de Conil, la playa de Los Bateles es una de las más frecuentadas.

Es de facil acceso y tiene una amplia variedad de servicios para los usuarios: bolsas de aparcamiento, vigilancia, aseos y duchas, chiringuito en verano e incluso silla anfibia para minusválidos o pistas para practicar deportes. Los Bateles está distinguida con bandera azul y la Q de calidad. Es una playa de ambiente muy familiar. Dada la proximidad al pueblo, turistas y lugareños gustan de pasear a lo largo de la playa durante todo el día, especialmente por la mañana temprano y al caer la tarde.

Playa Castilnovo

Castilnovo es la primera playa de Conil o la última, depende de donde nos encontremos. Es una playa virgen muy extensa y poco frecuentada incluso en temporada alta. playa-castilnovo La baja ocupación ha favorecido que la playa presente un aspecto totalmente natural, donde escasamente ha intervenido la mano del hombre. Es una de las playas que admiten perros, por lo que es normal ver gente paseando a su mascota, también suelen ir a Castilnovo nudistas, parejas del mismo sexo y todo aquel que huye de una playa bulliciosa. Cuando sopla el levante es habitual ver allí a los surferos buscando olas. No posee servicios para los usuarios Podemos categorizarla como playa rural; se encuentra a las afueras del núcleo urbano de Conil y tiene un acceso complicado. Lo mejor es dejar el coche en el aparcamiento de El Palmar, y caminar hasta llegar a la torre de Castilnovo, que da nombre a la playa.

Submit your review
Recepción
Limpieza
Instalaciones
Expectativas
Recomendable
* Required Field